Vizcarra habla de reactivación minera pero nada sobre Espinar, Tía María

304

En su mensaje a la Nación, el presidente Martín Vizcarra destacó que la actividad minera fue una de las primeras en reactivarse. Esto es todo lo que no dijo sobre los conflictos y denuncias en este sector durante el período de emergencia.

Redacción Wayka

Silencios evidentes. El mensaje de Martín Vizcarra sobre la minería se centró en su importancia para el crecimiento del país, pero no hubo ni una palabra sobre los conflictos que las empresas mineras mantienen con la ciudadanía desde que inició la cuarentena.

Violencia policial en Espinar

La población de Espinar (Cusco) lleva catorce días de protesta contra la minera Antapaccay, de la empresa Glencore. Catorce días en los cuales se reportaron tres heridos de bala, un adolescente desaparecido y violenta represión por parte de la Policía Nacional del Perú (PNP). Además, la médico cirujana de Espinar que confirmó el uso de balas contra comuneros denunció presiones de la PNP y la Fiscalía contra ella por sus declaraciones.

El motivo de la protesta es el reclamo a la minera por un bono de mil soles para cada ciudadano, que les permita afrontar la emergencia sanitaria. Este viernes, una comisión de alto nivel del Gobierno iba a reunirse con organizaciones civiles de Espinar pero la Presidencia del Consejo de Ministros suspendió el encuentro. Según señalaron, por ausencia de un «acuerdo para que el proceso de diálogo se desarrolle» y por las manifestaciones en la provincia.

El premier Pedro Cateriano dijo hace un par de días que «ejercer la violencia va contra digamos el interés nacional»; pero nadie del Ejecutivo se expresó sobre la violencia policial. Y hoy mismo, Martín Vizcarra guardó silencio sobre este conflicto, pero sí anunció el avance del proyecto «Ampliación Coroccohuayco» a cargo de la minera Glencore en Espinar.

La sombra de Tía María

Durante el mensaje a la Nación, Vizcarra destacó seis proyectos mineros que están puestos en marcha pero no hubo una palabra sobre Tía María, proyecto que la minera Southern Copper Corporation ha buscado impulsar por más de una década. Este proyecto es rechazado por gran parte de la población arequipeña, que advierte sobre riesgos de la actividad minera para el río Tambo y la agricultura en la zona.

A inicios de año, Martín Vizcarra declaró que el proyecto Tía María no se llevaría a cabo en este gobierno por falta de condiciones sociales. Sin embargo, hace solo un mes el CEO de la minera, Óscar Gonzáles Rocha, declaró sobre la instalación del proyecto. En respuesta, población de Cocachacra, en el Valle de Tambo, realizó un cacerolazo para manifestar su rechazo.

Pedro Cateriano, quien en 2015 respaldó el proyecto Tía María como presidente del Consejo de Ministros, recalcó en una visita reciente a Arequipa que este gobierno no insistirá en la reactivación de proyectos con conflictos.

Casi 3 mil trabajadores con COVID-19

Vizcarra dijo en su mensaje que la reactivación de la minería permitió la creación de 141 mil empleos directos. A inicios de julio, el Ministerio de Energía y Minas reportó dos fallecidos y 2 957 trabajadores contagiados de COVID-19 en el sector minero.

Como se recuerda, la minería fue considerada actividad «esencial» durante la cuarentena. Desde abril, trabajadores mineros denunciaban que no contaban con condiciones de seguridad y salud para sus labores. Además, señalaban hermetismo por parte de las empresas para reportar contagios. Las mineras Antamina, Chinalco y Cerro Verde fueron las primeras en registrar casos de COVID-19 entre sus trabajadores pero no las únicas.

Wayka informó que en Huancavelica, pobladores de Huaytará denunciaban que la minera Sierra Antapite ocultaba a los trabajadores mineros contagiados en sus campamentos. Por otro lado, el Observatorio de Conflictos Mineros (OCM) destacó que hay trabajadores de empresas intermediarias que no se incluyen en las cifras.

Sin acuerdo sobre Escazú

El pacto regional que busca garantizar participación ciudadana en proyectos extractivos y proteger a defensores ambientales sigue pendiente. El Acuerdo de Escazú no ha sido ratificado por el Perú y el proyecto de ley que apunta a ese objetiva cuenta con la oposición de cinco bancadas en el Congreso: Fuerza Popular, Acción Popular, Unión Por el Perú, Alianza Para el Progreso y Podemos Perú.

Pero la oposición no proviene solo del Parlamento. Como informó Wakya, la Asociación Multisectorial Interdisciplinaria del Perú (AMIP), que agrupa a empresarios mineros, envió cartas al Congreso para expresar su rechazo ante el Acuerdo de Escazú. También la Sociedad Nacional de Minería se pronunció en contra.

Martín Vizcarra no hizo mención a la importancia del acuerdo ni al bloqueo que tiene este proyecto en el Congreso




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com