Saqueos y violencia en Bolivia tras renuncia de Evo Morales y su gabinete

119

Tras 14 años como presidente de Bolivia, Evo Morales renunció ante denuncias de fraude. Fuerzas armadas, policiales y políticas le dieron la espalda.

Actualización 11/11/2019 6 a.m. Nota: Anahí Canazas, diario Página 7, La Paz

“Los resultados del informe de la OEA nos han hecho caer lágrimas (…) Hemos llorado.  Evo: Nos amargaste la vida, nos mentiste, nos hiciste quedar mal con este fraude”, dijo con la voz entrecortada  Nelson Condori , líder indígena y  dirigente de la Confederación  Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB).
De inmediato, Condori cuestionó al líder del Movimiento Al Socialismo (MAS): “¿Dónde está el Ama Sua (No seas ladrón), Ama Llulla (No seas mentiroso) y Ama Quella (No seas flojo)? ¿Qué hiciste con los principios aymaras Evo Morales?”.
La declaración de Condori  fue realizada  horas después de la publicación del informe preliminar de   la  Organización de Estados Americanos (OEA) que detectó manipulación informática, falsificación de firmas, doble flujo de actas y deficiencia en el resguardo del material electoral  en el proceso de las elecciones presidenciales y anunció que no puede avalar los comicios del  20 de octubre.  En base a este documento,  este organismo   internacional recomendó nuevas elecciones con nuevas autoridades electorales.
Horas después, el secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, quien días antes dio su respaldo al Gobierno del MAS,  cambió ayer  de postura y pidió la renuncia del primer mandatario. “Si es una acción para que el pueblo se pacifique, Morales debe renunciar”, sostuvo el dirigente.

Huarachi aseguró que la COB  “no será cómplice del derramamiento de sangre ni del luto. “(Pedimos) que  Morales escuche al pueblo, en su pedido de renuncia”, sostuvo.

Luego de conocer el informe preliminar  de la OEA,  la COB solicitó a través de un pronunciamiento a  Morales que de manera inmediata “destituya” a miembros del Tribunal Supremo Electoral. El ente de trabajadores pidió  iniciar una investigación y procesos penales contra las autoridades electorales “involucradas en el fraude electoral gestado”.
Con el pronunciamiento  de la COB,  la Coordinadora Nacional para el Cambio (Conalcam), ente que siempre dio su respaldo a Morales,  se quebró.      En los primeros días del inicio del paro nacional por el respecto al voto y a la democracia, la Conalcam  se declaró  en estado de emergencia permanente y convocó al país a la movilización pacífica en defensa de la “victoria” del MAS en las elecciones generales.

“Convocamos al pueblo a defender firmemente nuestra democracia, nuestro voto, no vamos a permitir que estén atentando. Una vez más partido de derecha con mensaje en contra el pueblo boliviano confunde a los ciudadanos”, dijo  el 22 de octubre Huarachi, en una conferencia  en las instalaciones del  Casa del Pueblo.

Rodeado de los representantes de otros sectores sociales, el líder de la COB aseguró  entonces que “estos resultados son gracias al voto de los indígenas y campesinos del país”. “No podemos aceptar que desconozcan el voto del campesino. Confundiendo a la población y haciendo ver que hubiera fraude”, sostuvo.

Un día antes,  los mineros de las  cooperativas mineras afiliadas a la Central Local de Cooperativas Minetas Mapiri SRL,   aliados del Gobierno del MAS, declararon que no saldrán a  defender a Evo Morales.  Se negaron además a participar en las  marchas y  los bloqueos para defender el proceso de cambio.

“No serviremos  de escalera para ningún cooperativista que vele sólo por sus intereses personales y no así en bien del cooperativismo minero. Cualquier alianza política debe ser de conocimiento de los cooperativistas y aprobada en una Asamblea General» señala la última resolución emitida esta mañana por la Central Local de Cooperativas Mineras de Mapiri.

NOTA ORIGINAL

Los cuestionamientos y denuncias de fraude terminaron por orillar a Evo Morales a la renuncia, en medio de una crisis social y política de varias semanas en Bolivia. Una decisión atribuida a una auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA), que advertía fraude electoral en las elecciones del 20 de octubre último.

Bolivia se encontraba sumida en protestas y enfrentamientos, con un saldo de tres muertes y cientos de heridos. A esto se sumó el rechazo paulatino de fuerzas políticas, militares y policiales a la elección de Morales. El puntillazo final llegó desde la Central Obrera Boliviana, que pidieron al ya expresidente apartarse del poder y le dieron la espalda a su proyecto.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *