RÓMULO MUCHO: GOBIERNO NO PUEDE PONERSE AL MARGEN DE CONFLICTO EN TORNO A TÍA MARÍA

127

Consultor en minería e impulsor de la I Convención Agrominera Agromin asegura que Ejecutivo tiene la responsabilidad de buscar el consenso para promover las inversiones y evitar un colapso social como en Chile y Ecuador.

El Gobierno no puede ponerse al margen del conflicto de Tía María, porque tiene la responsabilidad de dirigir un diálogo con los altos directivos de la empresa Southern y los verdaderos representantes del valle del Tambo para que el proyecto minero se haga realidad con el fin de atraer más inversiones y generar empleos para todos los peruanos, sostuvo Rómulo Mucho, consultor en minería e impulsor de la I Convención Agrominera Agromin.

“El Gobierno tiene una gran responsabilidad y tiene que convocar al diálogo porque este conflicto puede traer consecuencias mucho más graves. El Gobierno no puede ponerse al margen, no puede estar de costado, tiene que abordarlo”, dijo el especialista a través de Red de Comunicación Regional (RCR).

Remarcó que “el Gobierno debe convocar a una reunión para salir de este tema, que convoque a la más alta dirigencia de la empresa y a los genuinos representantes del valle del Tambo y no a aquellos que dicen que representa al valle sino a los auténticos. De ahí debe salir la solución. Y si se pospone un tiempo para seguir trabajando, debe salir de esa reunión, un mensaje conjunto, para estas cosas se necesita sentido común”.

“Papa Gobierno nos rige y todos somos como sus hijos y no podemos pelearnos. El Gobierno pone las reglas de juego, tiene que haber una solución salomónica, tiene que haber consenso entre todos y tenemos que entendernos, porque vienen otros proyectos y no queremos que nos pase lo que está pasando en los países vecinos. Necesitamos coraje, decisión y mucho sentido común para salir de este entrampamiento”, dijo.

Doble discurso

Advirtió que “no podemos seguir dando un doble discurso (sí y no), porque estamos haciéndonos mucho daño como país. La gente está sensible por todo lo que pasa en América Latina y podría haber otro colapso social en el Perú porque acá hay muchas más condiciones que en los países vecinos. Por lo tanto, tenemos que ser cautos y tener mucha inteligencia emocional para tomar decisiones”.

“Como ingeniero creo en la minería moderna, porque traería empleo, inversión, emprendimiento y provisión de cadenas productivas, de suministro y un sinfín de servicios. También en la economía aportaría un 0.3% del Producto Bruto Interno (PBI), ya que el crecimiento está en bajada y podría llegar a 2.2%, lo cual sigue sembrando un caldo de cultivo para cualquier colapso social en el Perú”, enfatizó.

Recordó que “he estado presente desde el 2000 en los conflictos por los proyectos de Tambo Grande y Río Blanco donde casi pierdo la vida y he tenido éxito en la solución del conflicto del proyecto Tintaya y otros. Muchos me pueden decir vendido y prominero, pero no hay que estigmatizar a la minería como enemigo del desarrollo, porque por algo es el motor más importante de nuestra economía”.

En ese sentido, enfatizó que “todo el mundo ha visto la evolución del proyecto Tía María y todo el mundo opina y recomienda. Yo soy un humilde servidor que ama el país, soy un profesional de la minería y soy un amante del agro. Ya basta de idas y venidas, del doble discurso”.

Problemas fundamentales

Seguidamente mencionó que “hay tres problemas fundamentales: Primero, el Gobierno no está seguro del proyecto y no se la juega. El Gobierno podría comprarse el pleito y jugársela para demostrarse que cree en la inversión. Eso es lo que el pueblo quiere escuchar. Segundo, la empresa está haciendo una buena campaña con el programa ‘Valle Unido’, pero aparentemente no tiene efectos y tiene que pararlo”.

“Tercero, la antiinversión, la antiminería y lo antisistema están ganando muchas posiciones y hoy ellos no creen en nada, ni en la inversión ni en los pobres ni en la paz. Solo quieren que triunfe su proyecto, lo que piensan ellos. A ellos no les importa que no vaya nada, que no vaya Tía María, que no vaya otros proyectos. Eso se les ha permitido desde hace años y hace rato que están en el Congreso, están en todos los medios, aparentemente son inofensivos, pero lo que piensan es la destrucción del país”, añadió.

El ingeniero anunció también la publicación de un libro sobre I Convención Agrominera Agromin realizada el 2018. “Es un libro que contiene todas las exposiciones del primer evento Agromín de Trujillo, donde han estado expertos en agro, ganadería, agricultura andina, gestión del agua y minería. Lo que el Perú necesita es sumar, converger. Necesitamos más minería, agricultura, turismo, industria, tecnología y forestación. La suma de todo resolverá todos los problemas de carencias y también ayudará a mejorar la educación, porque la educación es la libertad. Una educación de calidad nos cambia la vida”, aseguró.

 

FUENTE: RCR




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *