Puno tiene represa Lagunillas pero no sabe aprovecharla

157

DURA REALIDAD. Laguna tiene una capacidad de 580 millones de metros cúbicos. Agua podría abastecer a toda la región de Puno, pero proyecto está paralizado por falta de dinero.

El altiplano tiene una de las represas más grande del país, pero no es bien aprovechada. Se trata de Lagunillas, un espejo de agua ubicado en el distrito de Santa Lucía, provincia de Lampa en Puno. Consta de 90 metros de largo por 15.80 metros de altura. Ello permite un represamiento de 580 millones de metros cúbicos de agua en una superficie de 66 kilómetros cuadrados.

La laguna es la mayor paradoja, a raíz de los últimos conflictos por agua con las regiones de Arequipa y Moquegua. Mientras Lagunillas podría solucionar el problema de abastecimiento de agua potable en Puno, Juliaca, Lampa y otras localidades; el esfuerzo de los dirigentes y autoridades está dirigido a mantener trabado Paltuture. Esta es una presa que apunta a almacenar 80 millones de metros cúbicos para abastecer con agua al valle de Tambo, en la provincia de Islay, Arequipa. La obra mantiene enfrentados a Puno y Arequipa

El proyecto, que es rechazado por un sector de puneños, se desarrollará en el centro poblado de Tolapalca, disputado por Puno y Moquegua. Sobre el proyecto, existe una medida cautelar dispuesta por el juez Guido Chavarría Tisnado, quien resolvió conceder la medida cautelar a favor de la Municipalidad Provincial de Puno. El magistrado ordenó «un estudio adecuado del proyecto» para que se determine de manera adecuada la ubicación geográfica de este.

Proyecto paralizado
Lagunillas vio la luz en el primer gobierno de Alan García (1985-1990), para ampliar la frontera agrícola. Pero fue en el segundo gobierno aprista (2006-2011) que se impulsó para abastecer de agua potable a las principales ciudades del altiplano. Estos dos grandes propósitos se cumplen en su mínima expresión.

La presa es administrada por el Proyecto Especial Lago Titicaca de Puno (PELT), que depende del Ministerio de Agricultura. El titular de este sector, Julver Vilca Espinoza, aseguró que Lagunillas en la actualidad riega 5 mil de 31 mil hectáreas. Asimismo, solo el 1% del volumen es destinado para abastecer de agua potable a Juliaca. En esta ciudad, sólo el 30% de 300 mil habitantes tienen agua y desagüe. La mayoría se abastece de pozos contaminados con arsénico y hacen sus necesidades en silos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *