PROYECTO TIA MARÍA DEBE SER FACTIBLE POR SU IMPACTO EN LA ECONOMÍA NACIONAL

64

Coordinador de la Fundación Friedrich Naumann para la distribución del financiamiento a socios de los países andinos, José Muñoz, manifestó que según los últimos estudios de Apoyo sobre la aceptación social del proyecto Tía María en Islay, ha crecido llegando a 60 %.

 La sostenibilidad de los proyectos de inversión se da sobre pilares universalmente aceptados, como son la sociedad en sí, el Poder Ejecutivo, las empresas, a través de los inversionistas; y con un enfoque claro sobre los emprendimientos a promover, afirmó el coordinador de la Fundación Friedrich Naumann para la distribución del financiamiento a socios de los países andinos, José Muñoz.

“Entonces, ahí hay que pensar un poco en el rol que tiene el sector privado, el rol que tiene el gobierno regional, que podría ser, por ejemplo, el de un articulador entre las empresas y las comunidades. Y, también, el rol del Poder Ejecutivo, respecto a cuál es su posición respecto al desarrollo. Y esta convergencia es fundamental para lograr un mayor desarrollo”, subrayó.

Foro de colaboración Público-Privada de la Fundación Friedrich Naumann

Recientemente se desarrolló en Lima, el foro de colaboración Público-Privada “Convergencia entre la Minería y la Agricultura: ¿es posible?”, organizada, entre otras instituciones, por la Fundación Friedrich Naumann. En este foro se plantearon algunas experiencias y también perspectivas de la actual coyuntura en nuestro país, ligados a las inversiones mineras.

“Este el sexto foro que realizamos, con diferentes temáticas, donde buscamos el diálogo entre el sector público y el sector privado. Y por qué nos interesa involucrarnos en el desarrollo sostenible o en el desarrollo económico del país, tiene bastante sustento por dos temas específicos: 1- el Perú es país minero, y mucho del desarrollo lo debe a la minería y a su estabilidad económica; y 2- el Perú se está volviendo, a nivel mundial, en un país exportador de excelentes productos agrícolas”, anotó Muñoz.

Tras indicar que el enfoque tradicional del sector minero, en relación con la comunidad, se ha basado en la estrategia de la responsabilidad social corporativa, dijo que existen otras alternativas como el “impact farming” o centros divulgación de buenas prácticas tecnológicas y de desarrollo agrícola a extender en las regiones en la que se propaga la inversión.

“De este modo, se centraliza el valor y todos los que lo acompañan se benefician de la tecnología que se inserta en la zona. Obviamente, cumpliendo ciertos estándares y profesionalizándose de lo que es la producción agrícola”, apuntó.

Proyecto Tía María

En declaraciones a Red de Comunicación Regional (RCR), Muñoz consideró también que “debería ser factible” el Proyecto minero Tía María (Arequipa), debido a la importancia que tendría dicho emprendimiento, en relación a su impacto en la economía nacional.

“Si hemos visto los últimos estudios de Apoyo sobre la aceptación social del proyecto (Tía María) en Islay, podemos ver que ha crecido. Ahora está más o menos en un 60 por ciento. Eso significa que de algún modo se están estableciendo consensos. Entonces, la pregunta es qué falta para llegar a los consensos, desde todos los niveles”, puntualizó.

En ese sentido, estimó que no se debería establecer una dicotomía respecto a la factibilidad de los proyectos de inversión.

“Sino más bien pensar: esto es factible, pero hay que buscar la forma de que sea factible y de que todos los involucrados se puedan ver beneficiados, y se agregue valor en la sociedad y en la comunidad”, remarcó.

Por ello, dijo que si se quiere enfocar en el Estado como un ente que agrega valor a las regiones; y la empresa que puede agregar valor a la comunidad, “es importante que se tenga esa percepción y que impacte directamente” en la población “y en los bolsillos de la gente de las comunidades”.

“Porque si no es así, va a ser muy difícil encontrar licencias sociales. Ahora, hay que ver también que, en algunos casos, son mal utilizadas. Digamos, mal utilizadas por algunos movimientos políticos que tienen, finalmente, otro interés”, aseveró.

Proyectos de inversión deben enfocarse en acortar brechas de desarrollo social

En ese contexto, insistió en los proyectos de inversión deben enfocarse en acortar las brechas de desarrollo social, al indicar que ha quedado demostrado el mejoramiento económico en todas las zonas que han recibido el canon minero.

El coordinador de la Fundación Friedrich Naumann estimó igualmente que el costo fundamental de la paralización de los grandes y medianos proyectos de inversión ha radicado en la falta de posicionamiento del Poder Ejecutivo, y el mismo empresariado, sobre la importancia que tiene el rol minero para el país y de una forma sostenible de generar proyectos.

“No es casualidad que dos proyectos de gran envergadura que tendrían gran impacto económico para el país, estén estancados (los proyectos Conga y Tía María).  Entonces hay que preguntarnos y encontrar, no cuando empiecen los conflictos, Mesas Técnicas donde se encuentre algunas formas (de solución) y donde participen realmente todos… Nosotros pensamos que es bien difícil plantear soluciones en base a la dicotomía de lo bueno o malo. Hay que enfocar los temas ambientales”, especificó.

En otro momento, Muñoz destacó igualmente que “es positiva” la percepción que, desde el exterior, se tiene del Perú, sobre todo porque se puede percibir que hay estabilidad económica, y que “no hay un movimiento muy grande que esté enfocado en la anti minería”.

Ver entrevista 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *