Estado no se decide por Tía María

885

En octubre pasado, el Consejo de Minería (CM) –dependiente del ministerio de Energía y Minas (Minem)– confirmó la licencia de construcción de la mina del proyecto de cobre Tía María, en Arequipa. No obstante, el presidente de la República, Martín Vizcarra, ha señalado que el proyecto minero “no va” durante su gestión.

Una de las razones por las que Perú cae 10 posiciones en competitividad minera –según el informe reciente del instituto canadiense Fraser– es la falta de predictibilidad de las autoridades peruanas. Un día deciden una cosa y al otro día deshacen todo lo avanzado. El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) otorgado a Tía María fue requisito para obtener la licencia de construcción de la mina. Las autoridades del Gobierno Regional de Arequipa (GRA) intentaron revocar la licencia de construcción en el CM señalando que los derechos de servidumbre otorgados a la minera Southern –concesionaria del proyecto– habían sido revocados días atrás, revocatoria que después fue anulada por ser ilegal.

Por otra parte, las autoridades del GRA cuestionan los derechos de servidumbre (derechos de paso y uso de territorio en las lomas de Cachendo para las operaciones mineras) otorgados por las anteriores autoridades regionales. No existen bases legales para desconocer la licencia de construcción y los derechos de servidumbre. Lo que existe es una clara oposición del comunismo a las inversiones mineras, que contribuyen a reducir la pobreza y el desempleo, mejorando la situación social y económica del país.

En este escenario de confusión, los tentáculos del marxismo se aprovechan e internacionalizan el intento de paralizar el proyecto Tía María. Quince organizaciones mexicanas, vinculadas al internacional y comunista Grupo de Puebla, mostraron supuestas preocupaciones por el proyecto minero. Por intermedio del colectivo antiminero Red Muqui, en un documento dirigido al presidente Vizcarra, los mexicanos señalaron supuestos daños al medioambiente, a la salud y a la vida de las personas. No es la primera vez que organizaciones internacionales pretenden interferir en las decisiones peruanas. Con la publicación de Estado Tóxico, Amnistía Internacional (AI) pretende paralizar otros proyectos mineros ubicados en el sur. Pero al parecer no se han percatado de los 400 volcanes que conforman el cinturón volcánico peruano, que ocasionan el fenómeno lahar (contaminación natural con boro y arsénico en ríos y quebradas), porque la ONG extranjera asegura sin fundamentos y rigurosidad científica falsas contaminaciones en el sur.

Ejecutivos de la minera Southern han señalado en distintas oportunidades que el proyecto Tía María se tomará su tiempo antes de iniciar la construcción de la mina. El proyecto continuará acercándose a la población, afianzando y ampliando los climas de entendimiento. Al respecto, Tía María desarrolla numerosos programas vinculados a la ganadería y agricultura en el valle de Tambo y Mollendo. Por ejemplo, la promoción de abonos y pesticidas de origen natural, la producción de leche y productos lácteos, la inseminación y reproducción de ganado vacuno, construcción de aulas y, entre otros, capacitaciones de profesores en las universidades para mejorar la calidad de la enseñanza en los colegios.

Tía María es un proyecto de talla mundial, de US$ 1,400 millones, que producirá 120,000 toneladas de cobre al año. El año pasado, antes del otorgamiento de la licencia de construcción, el marxismo radical, concentrado en el sur, organizó manifestaciones violentas azuzando y amenazando a los pobladores. Durante el paro contra Tía María, los vándalos obligaron a los locales públicos y privados a cerrar sus puertas, con la anuencia de las autoridades locales y regionales. Atacaron a los colegios para impedir las clases con el fin de tener a los escolares en la calle. Esta situación de desconcierto y violencia afecta a la competitividad minera. El Perú vuelve al siglo pasado en lugar de avanzar.

FUENTE: El Montonero




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *