Proyecto Tía María ingresó a una etapa de generación de consensos

155

Afirmó Raúl Jacob, Vicepresidente de Finanzas y CFO de Southern, en el marco de
la inauguración de los “Desayunos Empresariales IIMP 2019”.

Una nueva etapa empieza para el proyecto minero “Tía María”, en Arequipa, que ha generado cierto optimismo en la empresa Southern Copper Corporation. Ello debido al cambio de percepción de la población de Islay que mira con mejores ojos dicho emprendimiento minero.

Así lo consideró Raúl Jacob, Vicepresidente de Finanzas y CFO de dicha compañía, quien participó en la inauguración de los “Desayunos Empresariales IIMP 2019”, organizado por el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP), este 29 de enero.

“La población ha roto poco a poco ese temor a manifestarse a favor de Tía María y hoy expresa su sentir para que salga adelante este proyecto que traerá múltiples beneficios tanto para la provincia de Islay como para Arequipa”, aseveró.

Raúl Jacob indicó que debido a los trabajos de sensibilización emprendidos por Southern Copper se ha logrado incrementar el nivel de aceptación social, llegando a más de 50% de aprobación en la provincia de Islay. “Tenemos un proyecto que cuenta con una aceptación superior a la que tenían otros emprendimientos similares a un año de su inicio de construcción”.

Además añadió que los opositores han ido reduciendo sustancialmente su aceptación en la población, la cual les muestra desconfianza. “Cada uno de ellos tiene su agenda propia y están distanciados entre sí. Además los pobladores perciben que luego de casi una década no han visto nada de progreso con ellos”.

Una encuesta reciente señala que en Islay la población percibe como sus principales problemas a la corrupción, la falta de empleo y falta de accesos a servicios de salud, entre otros, más no a la minería.

“Lo que creemos es que en el 2018 ya hemos entrado a una etapa donde se empieza a generar consensos a favor del proyecto y eso nos lleva a una reducción de la violencia en la zona y a un clima de concordia en el cual el proyecto puede avanzar de manera significativa”, precisó.

Southern Perú ahora apunta a una etapa de cierre del conflicto y el inicio de una fase de progreso, que pasa primero por la obtención de la licencia de construcción y luego el impulso de un plan de desarrollo social para la provincia de Islay, especialmente en el Valle del Tambo y Mollendo.

Una carretera en Mejía
Uno de los objetivos de la minera también es demostrarle a la comunidad que la empresa puede llegar a ser un buen vecino. Para ello tiene contemplado una serie de propuestas a favor de la comunidad como la construcción de una carretera al norte de Mejía para evitar el tránsito pesado en el Valle del Tambo.

“Hemos encontrado que el tránsito de camiones y maquinarias es un factor de incomodidad para muchas personas que viven retiradas en el Valle del Tambo y que desean vivir una etapa de su vida con cierta tranquilidad, a diferencia de los jóvenes a los cuales les encanta el proyecto”.

Según Raúl Jacob esta nueva carretera se implementaría a la altura de Sombrero Grande, al norte del distrito de Mejía, que pasaría directamente por el desierto hasta llegar las inmediaciones del proyecto minero Tía María.

Trabas en Paltiture
En otro momento, el representante de Southern Copper Corporation indicó que el proyecto Tía María tiene planificado la construcción de una planta desalinizadora de agua de mar que se instalará al norte del poblado de Mejía , en el sector de playa de la provincia de Islay, con lo cual no se afectará el uso de los agricultores.

Ello también debido al retraso que mantiene la construcción de la represa de Paltiture debido a cuestiones legales y a la falta de consensos entre las autoridades de Arequipa, Moquegua y Puno para sacar adelante dicho proyecto. Esta obra aliviaría el estrés hídrico que sufre el valle de Tambo en época de estiaje.

“En el caso Tía María, la línea de tiempo de su construcción es más corta que la construcción de la represa que aún cuenta con nudos legales. Por ello hemos decidido apostar por la construcción de una planta desalinizadora en la costa de Islay”. El especialista no descartó que la empresa pueda acompañar la construcción de la represa a través del mecanismo Obras por Impuestos (OXI).




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *