Oblitas, el ‘Ciego’ que clasificó a tres mundiales y vio la gloria con Perú

522

David Blanco Bonilla

Fue uno de los delanteros más veloces, hábiles y letales de la historia del fútbol peruano, y a pesar de que se le conoció como el ‘Ciego’, Juan Carlos Oblitas tiene una exitosa carrera que siempre le permitió ver la luz de la gloria como jugador, entrenador y, ahora, como dirigente.

Nacido en 1951 en la localidad costera de Mollendo, en la provincia arequipeña de Islay, Oblitas clasificó como seleccionado a los mundiales de Argentina 1978 y España 1982, y ahora, como dirigente, fue pieza fundamental para que Perú rompa con 36 años sin asistir a una Copa del Mundo y esté presente en Rusia 2018.

A pesar de que desde muy joven se le conoció con el apelativo de ‘Ciego’, por ser corto de vista y usar lentes de contacto en la práctica del fútbol, eso no le impidió convertirse en un referente como jugador con las camisetas del Universitario de Deportes, el Sporting Cristal y la selección nacional.

Su nivel futbolístico, y gran habilidad con la pierna zurda, también le permitió lucir su juego en el extranjero, ya que jugó en el Elche español, el Veracruz mexicano y el Seresien belga.

Como jugador, ganó los títulos nacionales de 1969, 1971, 1974 y 1985, con el Universitario, así como el de 1979 con el Sporting Cristal, además de la Segunda División belga con el Seresien.

Pero su mayor logro fue el título de la Copa América de 1975 con la selección de Perú, por la que jugó un total de 64 partidos y marcó 11 goles, así como el subcampeonato de la Copa Libertadores de América de 1972 con el Universitario.

Con Perú, a pesar de que jugó los mundiales del 78 y 82, es recordado por un gol de ‘chalaca’ (chilena) que le anotó a Chile en la Copa América del 75, así como por el que consiguió ante la Argentina de Diego Armando Maradona en el triunfo por 1-0 que logró Perú en Lima en las fallidas clasificatorias a México 1986.

Oblitas inició una carrera como entrenador al frente del Universitario, con el que ganó el título nacional de 1987, tras lo cual obtuvo los de 1991, 1994 y 1995 con el Sporting Cristal, así como el título de la Serie A ecuatoriana de 2005 con el Liga Deportiva Universitaria de Quito.

En 1996, asumió como seleccionador nacional y dirigió la campaña hacia el Mundial de Francia 1998 con un Perú que tuvo a figuras como Nolberto Solano, Roberto Palacios y Flavio Maestri, aunque no alcanzó la clasificación por diferencia de goles con Chile.

En 2010, dio por terminada su tarea como entrenador e inició un camino como dirigente que lo llevó hace tres años al cargo de director deportivo de la Federación Peruana de Fútbol (FPF).

Tras la exitosa campaña que le permitió a Perú clasificar a una cita mundialista después de 36 años, es unánime el reconocimiento que se le otorga por haber elegido a Ricardo Gareca como seleccionador, e incluso por haber insistido en su continuidad tras los malos resultados de los primeros partidos.

“Me gustó porque cada año le quitaban jugadores y al año siguiente lo volvía a formar y luchaba campeonatos. Seguía siendo competitivo”, señaló Oblitas cuando comentó el motivo que lo llevó a elegir a Gareca, quien ya conocía el fútbol peruano por haber dirigido al Universitario de Deportes en 2007.

A Gareca ya le han ofrecido la renovación tras la buena imagen de Perú en el Mundial. Fue Oblitas el encargado de comunicarlo en Moscú. EFE




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *